MELOMANIAC

3 septiembre, 2018

 

MELOMANIAC…

Productores, músicos y bandas venezolanas en el extranjero…
¿Cómo irrumpir favorablemente en un nuevo mercado y una nueva escena?

 

No es cuento lo referido a las pocas bandas y músicos de rock y de metal que aún permanecen dentro de Venezuela. Es totalmente falso quienes insisten en decir “que la escena” esta igual a la de unos 5 años atrás. La diáspora venezolana se lleva consigo mucho talento musical de esta tierra, y con ello, grandes retos y objetivos para aquellos que deciden hacer futuro en otras fronteras… se abre ante estos productores, músicos y bandas, un nuevo futuro, una nueva escena, una nueva cultura… ¿cómo enfrentar esta nueva realidad de la manera más favorable, pese a esta reciente “moda” de la xenofobia hacia muchos venezolanos?.

 

Irte de tu país no es un proceso sencillo para nadie; emocional y financieramente tiene sus efectos, a veces devastadores. Ir a otro lugar del mundo a mostrar y vender “arte”, cuidado y si no es mucho más difícil y complicado, pues es enfrentarse a una distinta manera de ver y percibir las cosas, una nueva cultura, unas nuevas reglas de juego. La música es un arte y a la vez un negocio (aunque poco rentable en muchos de los casos, cuando hablamos de géneros underground), pero como toda actividad cuando se lleva a cabo por primera vez, debe hacerse de manera cuidadosa, meticulosa y en cumplimiento de los parámetros y normas (legales o por antigüedad, costumbre) que tenga el país que nos recibe. De allí que metodológicamente hablando, hay aspectos fijos en los que como mínimo deben y están realizando nuestros embajadores en el extranjero.

 

Tener las ideas claras. Un objetivo concreto.
Hay que estar claro en una cosa antes de seguir: “No puedes seguir trabajando o haciendo las cosas, tal y como las hacías en tu país”. Cada país tiene su propia manera de hacer las cosas, su propia velocidad, su propia cultura. Nuestro objetivo de “que vamos a hacer” tiene que estar claro: i) voy a armar mi banda con los mismos músicos que estábamos en Venezuela; ii) voy a armar una nueva banda incorporando nuevos músicos; iii) voy a abrirme mercado en este país haciendo conciertos; iv) voy a incorporar mi medio de comunicación, esta vez, desde este país; v) etcétera. Sea lo que sea que vayas a desarrollar, ten el propósito y objetivo claro, y respeta las reglas; si las intentas incumplir o ignorar, tienes altas posibilidades de estrellarte. Ahórrate ese mal momento.

 

Entres como entres, recuerda claramente, que vas a ser competidor en una nueva arena, en un nuevo mercado, y todo competidor que traiga innovación o nuevas ideas, tendrá un natural rechazo o por lo menos desconfianza para con los actores que están ya consolidados en ese mercado. Estar claro en tu meta, te llevará a ser directo en la búsqueda del logro que quieres.

 

Asociarte con personas competentes y comprometidas.
Todos los que trabajen o se asocien contigo deben compartir el mismo interés y compromiso de lograr el objetivo, de llegar a la meta. Intenta en lo posible que todos hablen el mismo lenguaje, siendo importante abrirse a nuevas ideas y formas distintas de hacer las cosas. En este caso, el liderazgo va muy relacionado con saber escuchar, y promover nuevas maneras de trabajo y asociación. Todo inmigrante pasa por un trance complicado y la música está también como catalizador de las angustias propias de hacer una nueva vida. Ser inteligente es entender las circunstancias y alinearlas para el mejor beneficio de todos los involucrados.

 

Conocer tu entorno y las personas influyentes.
Estudia el mercado, estudia e intenta conocer a la gente influyente en ese mercado, sé humilde pero claro en tu propósito, se consiente y ten la confianza sobre tu música, sobre tu producto y sobre tus capacidades. Sé inteligente para saber cómo abrirte paso, de forma segura, a la velocidad de las posibilidades. La paciencia en estos casos es un claro factor de éxito.

 

 

Escucha Melomaniac Radio
http://bit.ly/2HJixPY

 

Entrando nuevo, es más que obvio que necesitarás ayuda… pues sencillo, identifica a las personas o instituciones o entes que de manera honesta, sincera y profesional pueden ayudarte a dar el primer paso. Después de eso será tu obligación y compromiso el empezar a nadar solo o con tu gente.

 

Invertir en promoción y dar a conocer tu producto.
Tendrás que gastar para darte a conocer; intenta ver esta erogación como una inversión. La gente debe conocerte y debes buscar la mejor opción para llegar a corto o mediano plazo a la mayor cantidad de personas posibles. Esta es una etapa dura, pues es prácticamente el inicio desde “0”… acá la pseudo fama que pudiste tener en Venezuela ya no existe. Acá eres un novel más con ganas de hacerte un nombre.

 

Como cada país tiene su propio estilo, es muy posible que requieras ayuda en este tema. Hazlo con confianza y búscate las personas adecuadas en el manejo de medios y promoción. Comienza a pensar en “globalizarte” para buscar conocerte en el país que habitas ahora de cara a todos los demás países y público en el mundo. Aprovecha para tener la confianza de dar este gran paso hacia una verdadera internacionalización.

 

Máximo aprovechamiento de las redes sociales y herramientas tecnológicas.
Parte que complementa lo escrito en el punto anterior. Un nuevo enfoque de lo que haces será necesario pues debes hacer énfasis en orientar tu mensaje hacia un nuevo público. Busca el mensaje, el lenguaje y la simbología que tenga mayor efectividad en ese nuevo sector de personas a donde te diriges. Acepta este nuevo reto como mecanismo de adaptación a nuevas formas de trabajar, el ampliar su espectro de influencia ahora se te hace vital para sobrevivir y hacerte un puesto. Busca la asesoría necesaria o deja esto también en manos de los expertos. Recuerda que en muchos países, el manejo de las redes sociales ya es una profesión bastante reconocida.

 

Lanzarse al ruedo y evaluar los resultados.
Ten la sabiduría para saber cuándo es el momento preciso. Cuando ya estés listo, no se debe desaprovechar ninguna oportunidad. Evalúa a los presentes y sus reacciones, da mucho caso a los comentarios objetivos, realiza una revisión interna de cada trabajo o actividad que llevaste a cabo y formula un plan de mejora para lo que consideres puede hacerse mejor.

 

Utiliza el temor y la ansiedad como combustible y pon el motor al máximo de la revolución posible, luego irás mejorando el engranaje de todas las piezas, esto es parte del proceso evolutivo. Muestra todo el potencial, da todo en cada esfuerzo, proyecta con orgullo que haces, como lo haces y de dónde vienes. Reconocer lo que eres y tus orígenes te dará mucho respeto entre quienes ahora te rodean.

 

Hay muchas cosas más por hacer si realmente quieres ser metódico y procedimental en esto de llevar tu arte a donde resides actualmente. Como venezolanos, siempre ha existido un temor auto-infundado de no creernos competente para estar en las Grandes Ligas de nada. Desde hace muchísimas generaciones atrás, hemos pensado que lo mejor es lo que viene de afuera y no es así en el 100% de los casos. Debemos ser críticos y objetivos, saber realmente nuestras limitaciones, no ponernos techo, pero tampoco ponernos metas irrealizables. Seamos conscientes de lo que somos y de lo que hacemos… suerte y trabajo comprometido sea como sea los llevara a buen puerto.

 

Nuestro mayor respaldo a quienes tomaron este camino de ser los embajadores de Venezuela!!!

 

Fuente: Melomaniac Venezuela

 

Contactos y Redes Sociales de Melomaniac
Web | Facebook | Twitter | Instagram | G+ | Mail | YouTube

 

 

Autor: < Carlos Sánchez >
Prensa Cerebros Exprimidos